Enclavada en pleno corazón de Ruzafa, barrio fallero por excelencia, nuestra Falla surgió gracias a la iniciativa de unos cuantos vecinos de la barriada, que con gran esfuerzo y tesón consiguieron plantar en marzo de 1947 su primer monumento fallero, que entonces fue sólo una Falla Infantil, que al año siguiente se convirtió ya en grande, pasando a estar inscrita en el registro de comisiones falleras del Excmo. Ayuntamiento de Valencia con el nº 28.